Envío gratuito a partir de 49,90€ / Entrega en 24h

Mi hijo pinta en las paredes ¿Qué hago?

A los niños pequeños les encantan los sonidos de un lápiz y la magia del color en una pared desprevenida. Experimentan alegría por la sensación del movimiento y la sorprendente apariencia de la línea. A esta edad, el descubrimiento es su trabajo. Esta actividad surge de sus instintos de aprendizaje innato. Si bien el daño a una pared nos puede decepcionar e incluso enfadar, no se puede culpar a los niños de esta edad por algo que, en definitiva, ha sucedido debido a nuestra falta de comprensión, orientación y supervisión.

niños-pintar-pared

¿Le quito los colores, las pinturas y los rotuladores?

A algunos niños se les regaña por garabatear en las paredes y a algunos incluso se les prohíbe usar rotuladores y lápices de colores. Estos enfoques podrían tener efectos negativos en su sentido de autoestima, su inteligencia visual, su desarrollo kinestésico (coordinación muscular) y posiblemente retrasar su desarrollo. Si no se les permite garabatear, su expresividad creativa puede carecer de una salida importante. Hacer garabatos es un impulso tan universal que supone un elemento esencial en el desarrollo de la expresividad, la coordinación ojo-mano, la imaginación y el desarrollo de las áreas de visualización dentro del cerebro que son esenciales para el aprendizaje y el desarrollo sanos.

niña-pintar-pared

No podemos dejarle pintar donde quiera

Efectivamente, tampoco podemos permitir que pinten donde quieran ni tener una casa 100% a prueba de niños (por supuesto sí en materia de salud y seguridad). Y es que esas personitas necesitan aprender a cuidar su entorno y a tener cuidado con respecto a dónde dibujan. Cuando ellos se equivocan nosotros tenemos la oportunidad de enseñarles que eso ha sido un error. Y así, identificando los errores, aprenderán poco a poco a ser responsables.

madre-hijo-pintar

Si no hay que detener el agua del río, intentemos redigirla

Uno de los métodos más efectivos es redirigir la emergente creatividad del niño hacia un espacio controlado. Los educadores recomiendan folios de papel grandes, DIN A4 o incluso DIN A3 para no limitar el espacio creativo del niño. También están los caballetes para pintura o las pizarras infantiles.  Hay pizarras que incluyen hasta 3 tipos de superficie y que están preparadas para pinturas con lo que el niño ve multiplicadas sus opciones creativas y, quien sabe, igual deja de estar tan interesado en esa pared color blanco hueso del salón.

niños pintando paredes

Deja un comentario